En este momento estás viendo Diferencia entre albacea y administrador de la herencia

¿Está pensando en quién podría administrar sus bienes cuando usted no esté? ¿Sabe la diferencia entre albacea y administrador de la herencia? Si usted está pensando en nombrar un albacea o si le acaban de informar que se deberá desempeñar como uno, este artículo le será de gran utilidad. Le explicaremos en detalle qué es un albacea y cómo se diferencia del administrador de la herencia. 

En Ortiz & Ortiz contamos con abogados expertos en planificación patrimonial que llevan más de 30 años sirviendo a la comunidad en inglés y español. Si está buscando asesoría para definir quién administrará sus bienes cuando usted no esté, contáctenos y háganos saber su caso.

Qué marca la diferencia entre albacea y administrador de la herencia en 2021

Cuando una persona fallece con un patrimonio, sus bienes y activos serán distribuidos y administrados según su última voluntad. Dicha voluntad puede o no haberla dejado expresa en un testamento. En caso de que no haya testamento, todos los activos y deudas que la persona pueda tener serán manejados según la ley estatal

leyes de sucesión intestada en Nueva York

En nuestro artículo sobre las leyes de sucesión intestada en Nueva York aprenderá todo lo referente a qué ocurre si fallece sin un testamento válido.

En este proceso sucesorio es donde cobran relevancia palabras como “albacea” y “administrador de la herencia”. ¿Le suenan? Si la respuesta es afirmativa vamos por buen camino. 

  • El albacea y administrador de la herencia cumplen la misma función en la práctica: administrar el patrimonio de la persona fallecida. 
  • La diferencia entre ambos términos radica únicamente en la manera en cómo esa persona llegó a desempeñar esa función. 

Hay otras diferencias sutiles que le contaremos en este artículo. ¡Siga leyendo!

  • Albacea: es una persona de confianza de la persona fallecida y es designado él mismo en su última voluntad o testamento. 
  • Administrador de la herencia: cuando el testamento falla o derechamente no hay testamento, es decir la persona fallecida no nombró un albacea de su confianza, es el tribunal de sucesiones del condado quien designará un administrador de la herencia. 

Por otra parte, su principal similitud es que ambos deben actuar en nombre de los intereses del difunto, ya sea que haya sido designado por este último o no. En ese sentido, tanto el albacea como el administrador de la herencia tienen un deber fiduciario. Revise nuestro artículo sobre qué es lo que sucede cuando hay un incumplimiento del deber fiduciario. 

A continuación, analicemos en detalle qué es un albacea y un administrador de la herencia y la diferencia entre ambos. Cuáles son las ventajas y desventajas de cada uno, como también los requisitos para cumplir la función que se les ordena. 

Nota: Si usted está planificando quién administrará sus bienes y activos cuando ya no esté, podría interesarle nuestro artículo sobre la sucesión testada versus la sucesión intestada y la diferencia entre albacea y fideicomisario. Lea en detalle qué implica cada una y qué las diferencia. Así podrá elegir la mejor opción para decidir quién administrará su patrimonio una vez que ya no esté.

¿Qué es un albacea?

Un albacea de sucesión será quien esté a cargo de todo lo que queda cuando una persona fallece. En otras palabras, es quien deberá administrar y actuar en nombre del patrimonio del difunto. Este patrimonio pueden ser bienes, activos, propiedades, deudas, inversiones, entre otros. En general, el albacea es una persona de confianza, pero también puede ser una empresa, una institución u otro organismo. 

Funciones y deberes del albacea: 

El albacea no actuará por cuenta propia. Todas sus obligaciones irán paso a paso siguiendo la voluntad que la persona fallecida dejó expresa en el testamento. Sin embargo, los deberes y obligaciones del albacea variarán dependiendo del tamaño del patrimonio del difunto y la cantidad de herederos.

administrador de herencia frente a albacea en new york
  • Obtener una copia del testamento de la persona fallecida. 
  • Determinar quién hereda qué propiedad o bien.
  • Presentar el testamento ante el tribunal de sucesiones.
  • Notificar a todos los bancos, agencias gubernamentales como el seguro social y a los fondos de pensiones, pólizas de seguro de vida, a los acreedores y prestamistas, sobre el fallecimiento del difunto.
  • Determinar si será necesaria una sucesión testamentaria. Esto se refiere al proceso de “probado” antes que los activos puedan distribuirse.
  • En caso de ser necesaria la legalización, presentar una petición para ser nombrado albacea. 
  • Comparecer ante el tribunal en nombre del patrimonio del difunto. 
  • Hacer una lista de todos los bienes y activos a administrar. En este ítem podría además necesitar tasaciones y valoraciones si es necesario.
  • En el intertanto en que usted comience a cumplir con la voluntad del difunto, deberá proteger y administrar los bienes, propiedades y activos. En esa línea, asegúrese que la propiedad del difunto se mantenga hasta que pueda ser traspasada a sus herederos. 
  • Cobrar todas las cuentas bancarias, fondos de inversión, bonos y acciones que el difunto tenga. Todo el dinero del patrimonio deberá colocarse en una nueva cuenta aparte donde se pueda administrar los fondos entrantes y salientes. 
  • Dependiendo de la voluntad del fallecido, es probable que deba vender bienes y propiedades para entregar el efectivo a los beneficiarios nombrados en el testamento. 
  • También deberá preocuparse de las deudas dejadas por el fallecido. Ya sea de préstamos estudiantiles, tarjetas de crédito, deudas médicas, impuestos, entre otros. 

Además de estas funciones obligatorias, el albacea también deberá lidiar con las frustraciones de algunos herederos que no obtuvieron lo que deseaban. Así como también el albacea deberá hablar con los acreedores y contarles lo sucedido. 

Nota: Podría interesarle nuestro artículo Si una persona muere quién paga sus deudas y qué sucede con la cuenta conjunta con un padre fallecido. También le puede interesar la lectura de: Cómo saber si tiene deudas en Estados Unidos. 

¿Cuánto tiempo dura el proceso de ser albacea?

El proceso de cumplir con la voluntad del difunto puede tardar meses e incluso años. Como puede ver en los puntos anteriores, hay muchas cosas de las que encargarse, así que hay que ser paciente y tomárselo con calma. 

Nota: Cuando esté en el proceso de redactar sus últimas voluntades en un testamento y decidiendo qué pasará con cada uno de sus bienes y activos, será momento de planificar quién administrará su patrimonio cuando ya no esté. Si está pensando en designar un albacea lea más sobre el escrito de designación de albacea.

¿Cuándo el albacea comienza a actuar en nombre del patrimonio del difunto?

Que la persona fallecida nombre un albacea de sucesión en su testamento no basta para que el albacea designado pueda comenzar a actuar en nombre de su patrimonio. Hay un proceso que debe realizarse: 

  • Pasar por el proceso de sucesión testamentaria en caso de ser necesario. 
  • Comparecer ante el tribunal del condado.
  • Recibir un documento llamado “Cartas testamentarias”. Revise nuestro artículo dedicado para saber qué son y qué funciones cumplen estas cartas testamentarias.
  • Con las cartas testamentarias en mano el albacea podrá dirigirse a los bancos y otras instituciones para empezar a administrar el patrimonio del difunto.

Requisitos para ser albacea

La verdad no hay requisitos específicos para ser albacea. Cualquiera puede encargarse de cumplir con la voluntad del difunto. Incluso, no es necesario que sea un familiar, sino solo una persona o institución en la que el difunto confíe. 

Algunos puntos para tener en cuenta: 

  • Puede no ser un familiar. Puede, incluso, ser una institución, un banco, una compañía, empresa, entre otras opciones.
  • La ley no requiere que el albacea tenga conocimientos en derecho, finanzas, contabilidad ni ninguna otra especialidad. 
  • Algunas cualidades como la honestidad y la capacidad de manejar el patrimonio conforme a la voluntad del fallecido serán muy bienvenidas. 
  • Ser albacea es bastante trabajo. Puede ser un amigo de confianza o algún familiar. Si usted está pensando en nombrar a alguien albacea en su testamento, hágase la pregunta: ¿confío a ojos cerrados en esta persona? Si la respuesta es sí, ya tiene albacea. Si es que no, piense en alguien que confíe a cabalidad. 

¿Cuándo el albacea designado podría no ser elegible para servir?

  • Si es un extranjero no domiciliario.
  • Un delincuente condenado.
  • Haberse declarado en bancarrota o tener numerosos juicios también podrían ser considerados motivo de descalificación.

¿Se puede renunciar a ser albacea?

Nombrar a alguien albacea es un acto de confianza. Sin embargo, puede que la persona nombrada no se sienta capaz, no tenga las ganas ni el tiempo de cumplir con esa función. Entonces, ¿se puede renunciar a ser albacea? Por supuesto que sí. 

  • Ser nombrado albacea no significa que la persona esté obligada a cumplir con esa tarea. 
  • En caso que no quiera ser albacea, se puede renunciar firmando una carta de renuncia. 
  • Ahí es cuando el albacea sucesor designado cobra mucha relevancia, ya que será esa persona la que asuma el papel de albacea principal.

¿Qué es un administrador de la herencia? 

El administrador de la herencia suele ser designado por el tribunal. Su función es ser quien lleve a cabo la sucesión de una persona fallecida sin testamento. ¿Cuándo se nombra un administrador de la herencia? Cuando la persona que muere no tiene testamento o si este fue considerado inválido. 

Funciones y deberes del administrador de la herencia:

  • Hacer un inventario de todas las propiedades, bienes, deudas y activos del difunto. 
  • Notificar a todos los bancos, agencias gubernamentales como el seguro social y a los fondos de pensiones, pólizas de seguro de vida, a los acreedores y prestamistas, sobre el fallecimiento del difunto.
  • Pagar las deudas pendientes a acreedores, impuestos, entre otras.
  • Distribuir los ingresos restantes de acuerdo a la ley estatal. 
  • Hacer la cuenta y rendir cómo se distribuyó la propiedad. 

¿Cómo el administrador distribuye el patrimonio del difunto?

Mientras que el albacea lo hace de acuerdo al testamento que la persona fallecida dejó, el administrador de la herencia deberá distribuir los bienes y activos de acuerdo a las leyes de sucesión intestadas. Esto quiere decir que se repartirá entre los familiares más cercanos estatutarios del difunto. 

Otro punto importante a considerar respecto del administrador de la herencia que es que el Tribunal podría requerir que el administrador coloque una fianza para garantizar la seguridad de los bienes patrimoniales. 

¿Quién puede ser nombrado administrador de la herencia?

Cuando una persona no expresó voluntariamente en su testamento quién quiere que se haga cargo de administrar su patrimonio, es el tribunal quién hará tal labor.

El orden de preferencia para convertirse en administrador de sucesiones es:

  • Cónyuge.
  • Niños.
  • Nietos.
  • Padre o madre.
  • Hermanas o hermanos.

En algunos casos el tribunal puede solicitar información sobre el parentesco con el difunto. En específico, podría solicitar una declaración jurada de parentesco.  

¿Qué pasa si ningún pariente puede ser administrador de la herencia?

  • El administrador público del condado donde vivía el difunto se convierte en el administrador del patrimonio del difunto.
  • En caso que el administrador de la herencia sea un primo, sobrino o alguna otra relación lejana con el difunto, el administrador público del condado también estará involucrado. 

¿El albacea o administrador de la herencia tienen derecho a recibir una remuneración?

En general sí. La mayoría de los estados tienen en cuenta comisiones o algún tipo de compensación por ser el albacea o administrador de la herencia de una persona fallecida. El monto específico por los servicios prestados está establecido por ley y varía de un estado a otro. 

administrador de la herencia vs albacea

Algunos puntos para tener en cuenta: 

  • La compensación que el albacea o administrador de la herencia recibida es renta imponible y deberá declararse en los impuestos sobre la renta de quienes desempeñen dichas funciones. 
  • Por otra parte, si el albacea o administrador de la herencia reciben fondos como beneficiario esos no se considerarán como ingresos imponibles. 
  • En el caso del albacea, que fue designado en el testamento de la persona fallecida, podría señalarse en el mismo testamento si es que hay una indemnización o no.

Similitudes y diferencias entre el albacea y el administrador de la herencia

Similitudes:

Son muchas más las cosas que tienen en común que las que no. 

  1. Mismas funciones: Vale mencionar que hay algunos estados donde ya ni siquiera se hace la distinción dado que las funciones que el albacea y el administrador de la herencia realizan son las mismas.
  2. Deber fiduciario: En ambos casos hay un deber fiduciario, es decir, quien administre los bienes del difunto debe hacerlo en pos del beneficio de la persona fallecida y no de sus intereses propios. 
  3. Tiempo: Ser el albacea o administrador de la herencia puede ser un proceso largo, que puede tomar tiempo. 
  4. Ejecutor preliminar: En la situación en que alguien se opone al nombramiento del albacea y el tribunal está a la espera de documentos adicionales, el tribunal puede emitir cartas testamentarias preliminares. Estas cartas podrían otorgar a una persona el poder de hacerse cargo de los activos patrimoniales mientras que está en proceso el trámite de nombramiento de albacea o administrador de la herencia. El ejecutor preliminar entra en escena cuando los bienes de la herencia deben ser atendidos.
  5. Aviso a todos los herederos y posibles herederos: El albacea y el administrador deben notificar debidamente a las personas afectadas de su nombramiento.

Diferencias:

  1. Cómo es nombrado: El albacea es designado por el difunto en su testamento. En tanto, el administrador de la herencia es designado por un tribunal dado que el difunto no dejó testamento o si dejó no nombró a nadie como administrador de sus bienes y activos. 
  2. Hay más controles sobre el administrador de la herencia que del albacea: Cuando una persona se presenta como albacea frente al tribunal, este último solo debe comprobar y confirmar que efectivamente está nombrado en el testamento del difunto. Sin embargo, cuando una persona solicita ser administrador de la herencia de una persona fallecida, el tribunal podría requerir algunas informaciones y documentación adicionales. 
  3. Comprobación de parentesco: Al administrador de la herencia, el tribunal puede pedirle que demuestre su parentesco. Es decir, que demuestre cómo está relacionado con el difunto. También deberá dejar claro que es el pariente vivo más cercano y, como tal, que es la persona indicada para administrar la herencia de la persona fallecida. En ese caso, puede ser posible que quien esté postulando para ser el administrador de la herencia necesite aprobación de otros parientes que estén relacionados con el difunto.
  4. Entrega de fianza: La mayoría de los albaceas no están obligados a depositar una fianza. Esto porque en general los testamentos contienen un apartado en que especifican dicho asunto. En el caso de los administradores de herencia, es probable que el tribunal solicite una fianza. Esta actúa como un seguro contra robo o una mala administración del patrimonio.

Nota: Si usted está pensando en planificar su futuro, lea también qué función podría cumplir en ello un poder notarial. Además, lea sobre el fideicomiso revocable en vida en Nueva York y el fideicomiso irrevocable en Nueva York.

Abogados expertos en procesos sucesorios y designación de albacea o administrador de herencia

Ahora ya conocer la diferencia entre el albacea y el administrador de la herencia. Planificar el futuro y, sobre todo, para cuando uno ya no esté, puede generar mucha ansiedad. Expresar la última voluntad en un testamento donde se distribuyan bienes, activos, propiedades y todo el patrimonio, es una decisión difícil. Pero todavía más complicado puede ser la decisión de quién será la persona que administrará todo su patrimonio y lo distribuirá entre los herederos. 

En Ortiz & Ortiz contamos con abogados expertos en sucesión testamentaria que lo pueden ayudar en este proceso:

  • Orientarlo en la redacción de su testamento propiamente.
  • Aconsejarlo qué figura es mejor para que administre sus bienes y los distribuya una vez que usted no esté. 
  • Guiarlo en todo el proceso del testamento cuando usted sea quien lo administra. 

Nuestras oficinas están ubicadas en Queens y Manhattan.Adicionalmente, podemos ayudarlo a través de una consulta virtual en cualquiera de los cinco distritos de Nueva York. ¡Contáctenos y háganos saber su caso hoy mismo!