En este momento estás viendo Fideicomiso en vida revocable de Nueva York

Si está interesado en las distintas modalidades sucesorias disponibles en Estados Unidos, debe haber escuchado sobre el fideicomiso en vida revocable de Nueva York. Esta alternativa tiene ventajas interesantes. Y en este artículo le explicaremos todos los detalles que debe conocer antes de tomar cualquier decisión.

Sabemos que las leyes de herencias y fideicomisos pueden parecer confusas. Hay muchos conceptos y diferentes alternativas. No se preocupe, en Ortiz & Ortiz, nuestros abogados especialistas en fideicomisos están listos para resolver todas sus interrogantes.

Definición del fideicomiso en vida revocable de Nueva York en 2021

Comencemos por lo más básico. En el proceso de planificación hay bastantes conceptos legales y tributarios que usted debe conocer antes de que pasemos al detalle. 

¿Qué es un fideicomiso? 

El fideicomiso es una herramienta de planificación patrimonial. Es un acuerdo entre su creador, también conocido como fideicomitente, y el fideicomisario. El fideicomiso se hace para proteger y administrar los intereses del patrimonio del fideicomitente. Luego este patrimonio pasa a sus beneficiarios luego del fallecimiento del fideicomitente.

¿Quiénes participan en el fideicomiso?

  • Fideicomitente o concedente: es quien crea el acuerdo de fideicomiso y pone sus activos en el fideicomiso.
  • Fideicomisario: es la persona designada por el fideicomitente para administrar y distribuir los bienes adecuadamente entre los beneficiarios y basado en la voluntad del fideicomitente. . 
  • Beneficiario: es una persona u organización que recibirá los bienes o activos según se indica en el fideicomiso. 

Entonces, un fideicomiso en vida revocable de Nueva York, es un instrumento escrito creado durante la vida del concedente, es decir, la persona que establece el fideicomiso.  A continuación destacaremos algunos puntos que lo caracterizan:

  1. El fideicomiso es efectivo durante la vida del concedente, con respecto a los activos que se colocan en dicho documento. 
  2. El fideicomiso no es efectivo hasta que se financia con activos. 
  3. El fideicomiso en vida revocable se distingue de un fideicomiso testamentario que forma parte de una última voluntad y testamento. En el caso de este último, solo entra en vigencia tras la muerte del testador (el redactor del testamento).

Una cuarta característica importante de mencionar, es que el otorgante de un fideicomiso en vida revocable conserva el poder de modificar y revocar libremente el fideicomiso. Así también conserva el poder de readquirir sus activos. Y se distingue de un Fideicomiso Irrevocable, en que el Concedente no puede modificar ni revocar.

Si usted está considerando comenzar el proceso para hacer un fideicomiso en vida, debe considerar un punto relevante. Tenga en cuenta que un fideicomiso vitalicio se considerará irrevocable a menos que expresamente disponga que es revocable. Nueva York es uno de los pocos estados que permite la modificación, enmienda o revocación de un fideicomiso que de otra manera sería irrevocable.

Características de un fideicomiso en vida revocable en Nueva York

Cuando las personas optan por tener un fideicomiso en vida revocable, por lo general optan por el plan de transferir la mayor cantidad posible de sus activos al fideicomiso. Pero algunos activos no califican para ser considerados en este documento, ejemplos de ellos son:

  • El seguro de vida.
  • Las cuentas de jubilación. 

Una vez que los activos están en el fideicomiso, se administran para su beneficio mientras esté vivo. El fideicomiso es administrado por un fideicomisario de su elección. Este puede ser cualquier persona de su confianza. Luego, también nombra un administrador sucesor que asumirá el cargo de administrador después de su muerte. Una vez que haya pasado, el fideicomisario continúa administrando y protegiendo sus activos y luego los distribuye a sus beneficiarios.

fideicomiso revocable

Un fideicomiso en vida en Nueva York le permite evitar por completo la sucesión de los activos que están en el fideicomiso. Es por eso que la mayoría de las personas opta por incluir tantos activos como sea posible. 

La sucesión es el procedimiento judicial en el que se aprueba y se pone en vigor un testamento. Para este procedimiento, el tribunal puede tardar varios meses en aprobar el testamento, y el proceso también implica algunos gastos. Debe saber que ninguno de los activos en el testamento se puede distribuir hasta que concluya la sucesión, lo que puede dejar a sus herederos en una situación financiera difícil. Siga leyendo. A continuación le explicamos más diferencias y comparaciones con un último testamento.

Ventajas sobre el uso de un último testamento

Si está comparando diferentes herramientas de planificación patrimonial, debe considerar lo siguiente. El uso de un fideicomiso en vida revocable en lugar de una última voluntad y testamento, permite al concedente los siguientes beneficios:

  • Ayuda a evitar posibles reclamos a una Última Voluntad y Testamento con respecto a cuestiones de competencia del Testador. Los ataques por falta de ejecución debida son muy difíciles. Aunque se debe considerar que el nivel de competencia requerido para ejecutar un fideicomiso revocable es más alto. Por ejemplo, se requiere la misma capacidad que para hacer un contrato.
  • Un fideicomiso en vida revocable protege la privacidad del otorgante. Es un documento privado, a diferencia de un testamento, sus disposiciones se mantienen privadas. Un testamento pasa por un proceso sucesorio y se convierte en registro público. Un fideicomiso no se revela al público y sus beneficiarios, activos y detalles del fideicomiso permanecen completamente privados. 
  • Evita el costo y el tiempo de la legalización y sus gastos de asistencia, como los honorarios de presentación de la corte, los honorarios legales, los honorarios del tutor ad litem y las comisiones del albacea (pero tendrán las comisiones del fideicomisario).
  • Los activos en el Fideicomiso en Vida Revocable estarán disponibles para distribución inmediata después de la muerte del Concedente, sujeto a asegurar que haya suficientes activos disponibles para pagar los impuestos sucesorios. Un fideicomiso en vida debidamente redactado aborda este problema. Al disponer lo que sucede cuando un fideicomisario renuncia o muere, y proporciona un mecanismo simple para que el fideicomisario sucesor se haga cargo.
  • No hay consecuencias de impuestos sobre donaciones por realizar una transferencia de activos al fideicomiso.
  • Continuación de la gestión de activos de los activos del Fideicomiso en caso de discapacidad del Concedente / Beneficiario.

Nota:  Revise nuestro artículo sobre las diferencias entre fideicomiso y testamento. Además, no se pierda nuestro artículo sobre incumplimiento del deber fiduciario.

Desventajas de utilizar un fideicomiso en vida 

Existen algunas desventajas de utilizar un fideicomiso en vida:

  • Debe transferir todos sus activos, incluido el título de cualquier propiedad inmueble, al Fideicomiso durante su vida; además, cualquier activo adquirido durante la existencia del Fideicomiso debe transferirse al Fideicomiso.
  • El costo de que un abogado prepare un Fideicomiso en Vida Revocable es generalmente más alto que el costo de preparar un Testamento y Última Voluntad.
  • Se incurrirá en honorarios legales para enmendar o modificar el Fideicomiso durante su vida y aún necesitará una última voluntad (comúnmente conocida como un testamento de «vertido») en caso de que haya activos que no se hayan transferido al fideicomiso. 
  • No existen ventajas sustanciales de impuestos sobre la renta en el uso de un fideicomiso en vida. Los fideicomisos en vida no evitan los impuestos sobre la herencia. El estado de Nueva York aplica el impuesto sobre el patrimonio a las propiedades que están valoradas en más de $2.06 millones. Y el gobierno federal lo aplica a las propiedades que superan los US$5 millones.

Nota: Le podría interesar nuestro artículo sobre Cartas Testamentarias en Nueva York. Revise también qué ocurre cuando queda contratado un seguro de vida sin beneficiario.

¿Quién debería considerar establecer un fideicomiso en vida? 

Cualquier persona podría aprovecharse de un fideicomiso en vida revocable. A diferencia de lo que comúnmente se podría creer, no es una alternativa solamente para los más ricos. No obstante, si usted tiene un patrimonio especialmente grande o complejo, podría tener aún más sentido para usted tomar esta opción. Considere especialmente que en Nueva York, la falta del Código Uniforme de Sucesiones puede significar que incluso un patrimonio relativamente pequeño puede beneficiarse de un fideicomiso en vida.

  • Cualquier persona con propiedad en más de un estado debería considerar seriamente transferir su propiedad a un fideicomiso en vida para evitar tener que tener más de una legalización. Por ejemplo, si usted es propietario de una casa en Nueva York con un condominio en Florida, debe considerar transferir ambas residencias a un fideicomiso en vida para evitar que su testamento sea legalizado en dos estados.
  • Otro caso que claramente requiere considerar el uso de un fideicomiso en vida es cuando los miembros de su familia son parientes lejanos. Por ejemplo primos o sobrinos lejanos. Especialmente si ha perdido el contacto con esos miembros de la familia. En tal caso, no solo el albacea nombrado en su testamento (o el abogado que contrate) tendrá que demostrar la «debida diligencia» para localizar a todos los miembros de la familia, también  deberá demostrar si uno o más de ellos no pueden ser localizados. 
  • Siguiendo el punto anterior, en caso de no poder encontrar a los familiares lejanos, el albacea tendrá que obtener algo llamado «Orden de publicación». Esto implicará gastar cientos o miles de dólares en uno de esos anuncios legales que nadie lee. Todo para notificar a estas personas sobre su posible interés en el patrimonio, independientemente de si los nombró o no en su testamento. Considere que todo ese costo será financiado por el mismo patrimonio, disminuyendo así el pozo total para ser repartido a sus herederos.
ventajas del fideicomiso en vida revocable
  • Además, el tribunal sustituto deberá designar a un abogado como “tutor ad litem” para proteger los intereses de estas personas e investigar si el testamento es válido. Todos estos costos vendrán a expensas de sus herederos, y este proceso prolongado puede retrasar sustancialmente cuando alguien puede esperar recibir su herencia.
  • Con un fideicomiso irrevocable, toda la propiedad en el fideicomiso, más cualquier aumento futuro en el valor de la propiedad, no puede estar sujeto a impuestos sobre el patrimonio. Esto no es cierto para los activos colocados en fideicomisos revocables en Nueva York. Los impuestos federales sobre el patrimonio y los impuestos estatales sobre sucesiones aún se aplican. Pero con ambos fideicomisos, puede evitar la sucesión.
  • Si usted desde ya anticipa que alguien pueda tener interés en impugnar su testamento, tener un fideicomiso en vida puede ayudarlo a evitar litigios para sus futuros herederos. No es infalible, pero evita la necesidad inmediata de involucrar a miembros de la familia que puedan decidir causar problemas.

En resumen, a excepción de las herencias más simples (es decir, todas para el cónyuge, y si el cónyuge fallece antes de tener hijos adultos, y nadie tiene una necesidad urgente de acceder a su propiedad de inmediato), le recomendamos considerar la posibilidad de hacer un fideicomiso en vida.

La ley de fideicomisos en Nueva York

La ley de Nueva York establece mecanismos en sus estatutos, que permiten al creador de un fideicomiso modificar o revocar un fideicomiso irrevocable. Algo adicional, es que bajo ciertas circunstancias, un fideicomisario puede invadir un fideicomiso y transferir activos fiduciarios a un fideicomiso recién redactado con términos diferentes. Siga leyendo. Revisemos el detalle de la legislación. La ley de Nueva York establece que:

  • Si un fideicomitente obtiene el consentimiento reconocido por escrito de todos los interesados ​​en un fideicomiso irrevocable, puede enmendar o revocar el escrito. Con estos consentimientos, un fideicomitente puede ejercer esta autoridad para revestir el título del fideicomiso en sí mismo. También puede alterar de otro modo las disposiciones del texto del fideicomiso como se contemplaba originalmente. «Todos los beneficiarios interesados» son los beneficiarios del fideicomiso, es decirlos que reciben ingresos y capital del fideicomiso.
  • El estado de Nueva York también permite que un fideicomisario modifique los términos de un fideicomiso irrevocable mediante el enfoque de puerta trasera. Esto significa transferir activos fiduciarios a un fideicomiso recién redactado. El estatuto de Nueva York permite a un fideicomisario, que tiene absoluta discreción para invadir un fideicomiso en beneficio de un beneficiario de ingresos, asignar los activos del fideicomiso al fideicomisario de otro fideicomiso. E incluirlo en un fideicomiso recién redactado, por lo que siempre que se cumplan las siguientes condiciones:
  1.  No se reducen los intereses de renta fija de ningún beneficiario de ingresos.
  2.  El ejercicio es a favor de los beneficiarios del fideicomiso.
  3.  La designación de los activos del fideicomiso a un nuevo fideicomiso no disminuye la responsabilidad del fiduciario por no ejercer un cuidado razonable, ni aumenta las comisiones del fiduciario.
  • Siguiendo el punto anterior, la ventaja aquí es que un fiduciario puede tomar medidas, si se han cumplido las condiciones anteriores, sin el consentimiento del creador del fideicomiso o si el creador ha fallecido. El uso de este poder por parte del fideicomisario puede ser muy útil cuando un cliente se enfrenta a un fideicomiso antiguo que es inadecuado en sus disposiciones de protección al acreedor. 

Dada la flexibilidad en Nueva York para revocar y enmendar fideicomisos irrevocables, quizás sería bueno que todos los clientes revisaran sus fideicomisos para asegurarse de que aún llevan a cabo sus intenciones. Así, en caso de que las circunstancias hayan cambiado o si el fideicomiso se redactó mal, podrán considerar su modificación. 

Tareas Que Debe Cumplir Un Fideicomisario por ley en Nueva York

Cuando se trata de la planificación patrimonial de sus activos y propiedades, debe saber la importancia del rol del fideicomisario. El rol del fideicomisario en Nueva York es el siguiente:

  • Gestionar los activos del fideicomiso durante la vida del fideicomitente (persona que crea el fideicomiso) y después de su fallecimiento, mientras exista el fideicomiso. Esta es una gran responsabilidad que implica tomar decisiones sobre inversiones y administración a largo plazo de la propiedad.
  • Administrar una cuenta bancaria para el fideicomiso.
  • Mantener registros del fideicomiso.
  • Paga las facturas del fideicomiso.
  • Distribuir los bienes del fideicomiso de acuerdo con los términos establecidos en el fideicomiso, en el momento indicado para su distribución. Esto puede incluir realizar pagos en nombre de los beneficiarios, así como directamente a ellos si se indica en el fideicomiso.
  • La persona que designe para que asuma el rol de Fideicomisario después de su muerte se conoce como su “Fideicomisario sucesor”. Cuando estos fallecen, su Fideicomisario sucesor asume el cargo de Fideicomisario y administra y distribuye sus activos de acuerdo con las instrucciones estrictas descritas en el documento de Fideicomiso.

Tenga precaución con promesas falsas: Busque asesoría profesional

En el mundo digital, muchos profesionales de planificación patrimonial publican anuncios y escritos relacionados con los fideicomisos en vida revocables. El problema es que con bastante frecuencia, han exagerado las ventajas sobre el patrimonio en caso de utilizar un fideicomiso en vida revocable en lugar de un último testamento. Tenga en consideración lo siguiente. Toda la planificación de impuestos sobre el patrimonio que se puede implementar mediante el uso de un fideicomiso en vida revocable también se puede llevar a cabo mediante el uso de una última voluntad. Por ejemplo, el uso de Fideicomisos de protección crediticia se puede implementar en una última voluntad. 

El Fideicomiso en Vida Revocable No elimina en su totalidad la necesidad de tener una última voluntad. Como le mencionamos más arriba en este artículo, incluso si tiene un fideicomiso en vida, es recomendable que tenga una última voluntad. Es muy poco probable que haya transferido todos sus activos a un fideicomiso en vida antes de su muerte, lo que crea la necesidad de que exista un testamento para transferir los activos que están solo a su nombre en el momento de su muerte.

Abogados especialistas en fideicomisos en vida revocables de Nueva York

Ahora ya conoce los detalles de lo que es un fideicomiso en vida revocable de Nueva York. Sabemos que para muchas personas la planificación de repartición de sus activos es un tema que genera ansiedad. Todos los detalles legales que es importante considerar para una correcta distribución de todo su patrimonio, debe tomarse con seriedad. Especialmente decidir entre las diferentes opciones permitidas en las leyes de Estados Unidos. Y poder decidir cuál es la mejor opción para usted.

En Ortiz & Ortiz contamos con abogados especialistas en herencias, fideicomisos y sucesiones que lo pueden ayudar en este proceso:

  • Asesorarle en la mejor figura de fideicomiso adecuada a sus necesidades.
  • Orientarlo en la redacción de su fideicomiso propiamente tal.
  • Aconsejarle y acompañarlo durante todo el proceso de planificación de la distribución de su patrimonio. 
  • Guiar a su familia en todo el proceso cuando usted ya no esté con ellos. 

Nuestras oficinas están ubicadas en Queens y Manhattan. Pero podemos ayudarlo a través de una consulta virtual en cualquiera de los cinco distritos de Nueva York. ¡Contáctenos, nuestros abogados están listos para revisar su caso!